miércoles, 18 de abril de 2018

Recomendaciones para cólico del lactante

El Cólico del lactante es un trastorno de los primeros meses de vida caracterizado por un llanto sin aparente causa. Es normal que un bebé llore en determinadas situaciones: porque tenga hambre o sed, incomodidad por calor, frío o el pañal mojado, ruido ambiental o, simplemente, como forma de reclamar atención o contacto de sus padres. En esos casos el bebé se tranquiliza si se satisfacen sus demandas. Pero en los cólicos del lactante el bebé sigue llorando.

Tanto el niño alimentado a pecho como el que recibe complemento con lactancia artificial pueden sufrir cólicos y esto está relacionado con la ingesta excesiva de aire que se provoca al succionar el pezón. Para evitar este exceso se recomienda estimular el "provechito" por medio de pausas en el transcurso de cada ciclo de lactancia colocando dos o tres minutos al bebé a la altura del hombro materno o paterno dandole unos suaves golpecitos en la espalda para lograr la necesaria expulsión de aire.

Saque los gases del bebé - Tener mucha paciencia. Mejorar la técnica alimentaria con el estímulo de "provechito". Hacer movimientos de "pedaleo de bicicleta" del tipo pasivo con las piernitas del bebé para expulsar gases. Flexionar y estirar suavemente las piernitas del niño acercándolas y alejandolas del abdómen del niño. Realizar masajes abdominales para favorecer la expulsión de gases por ano una o dos veces por día (no esperar que tenga dolores para realizarlos, hacerlos como un ejercicio diario de contacto y afecto con el bebé que de paso es útil para prevenir episodios de dolor abdominal).

Intente Calmar al bebé -  Sostenga al niño cerca de su cuerpo, abrácelo y háblele suavemente. Usted debe mostrarse calmo y sereno. Debe contener al niño. No lo pase de brazo en brazo. Evite el famoso: "madre-padre-abuela-madre" ya que sólo conseguirá aumentar la situación de tensión. Si el bebé está con dolor colocarlo boca abajo tanto apoyado en el brazo como en el regazo y hacer movimientos rítmicos, meciéndolo o balanceándolo (Suavemente, recuerde que no está haciendo un cóctel). Usar una luz tenue al momento de amamantarlo. La música suave puede ayudar para relajar al niño. Si esto no funciona intente dar un paseo en carro o en cochecito para bebé. Intente un baño tibio para calmar los cólicos y al bebé. Tenga una mochila para bebe y pórtelo, el calor corporal suele calmar al bebé.

Mejore la alimentación -  Las intervenciones dietéticas deben estar enfocadas para reducir o eliminar los alérgenos que pueden estar presentes en la leche de vaca de la dieta del niño, y eliminar los huevos, trigo, frutos secos, cafeína y chocolate de la dieta de la madre. Si usted da tetero a su bebe asegúrese que a tetina tenga un agujero lo suficientemente grande. Ninguna toma con biberón debe durar más de 15 minutos ya que eso es expresión que el orificio de la tetina es pequeño o está tapado. Si tiene un indicado una leche de fórmula, recuerde que estas provocan más gases tenga las medidas preventivas al respecto y consulte con su pediatra.

Signos de alarma -  Si el llanto del niño se acompaña de palidez, sudoración, decaimiento intenso o rechazo de las tomas.  Fiebre más de 38°C. Ausencia en las deposiciones. Vomita todo lo que come. Irritabilidad o Somnolencia. Convulsiones. Dificultad para respirar o que respire muy rápido.


Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en la web. Ver políticas de Cookies Entendido