sábado, 25 de noviembre de 2017

Recomendaciones para asma en el adulto


El Asma, es una enfermedad pulmonar crónica inflamatoria y progresiva tipo alérgica que afecta los bronquios. Puede presentarse con crisis asmáticas que representan el empeoramiento. Los síntomas típicos son tos, opresión torácica, dificultad respiratoria y silbidos espiratorios. Pueden exacerbarse los síntomas por factores ambientales como ácaros del polvo, pólens, hongos, animales y fármacos (usualmente aspirina y de la familia AINES). 

Controlar las situaciones ambientales - Evite el cambio de clima brusco. Mantener las ventanas cerradas por la noche para evitar que entre polen en la casa. Utilice aire acondicionado con filtros. Reducir las actividades del aire libre por la mañana temprano entre las 5-10 a.m por la emisión de pólenes y de 7-10 de la tarde. Mantener las ventanas del automóvil cerradas. Evitar cortar el césped, o ponerse cerca del césped recién cortado. No secar la ropa en el exterior. Realizar limpieza frecuente, aspire la casa interdiario. Mantenga los dormitorios ventilandos evitando la humedad, deje entrar la luz solar para que mate al ácaro. Evite el contacto con lana y plumas en la cama. Evite los conservantes de polvo (acumulan ácaros) como muñecos viejos, estanterías de libros, otros. Puede emplear acaricidas en las sabanas y muebles según las recomendaciones del fabricante (Acarclean). Mantener al animal fuera de la casa y evitar el contacto.

Alimentación -  Granan parte de las alergias son de origen alimentario. Evite el huevo, embutidos, salchichas, salchichón, jamón, mortadela, pescados y otros mariscos, gaseosas y jugos embotellados que contienen tartracina, frituras, fresas y frutos rojos, maní y semejantes, carne de cerdo. Evite la leche vacuna y sus derivados.

Autocuidados – Debe tener en cuenta que el frío, el ejercicio, o ciertos alérgenos pueden provocar los síntomas. Es importante realizar ejercicio físico, pero adoptando una serie de precauciones como tomar la medicación (generalmente broncodilatadores inhalados) antes de comenzar, realizar un calentamiento controlado y progresivo, dosificar el ejercicio a intervalos. Revisiones periódicas, los pacientes con asma deben acudir de forma periódica a la consulta de neumología, donde les realizarán una espirometría para ver la evolución de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Adhiérase al tratamiento indicado por el médico. No fume y evite estar cerca a personas que fumen.

Signos de alarma -  si aparece alguno de los siguientes asistir a urgencias:
Sensación de ahogo al estar sentado o caminar despacio, dificultad para hablar, si aparece fiebre, dedos morados o azules, dolor torácico que no desaparece con el uso de broncodilatadores, fatiga que no se alivia a pesar de utilizar el inhalador repetidas veces, aparición de síntomas por la noche con frecuencia, coloración azulada de los labios y las yemas de los dedos.